Luz en la tormenta

luz_en_tormenta

Muchos han perdido: ¡la acción! Ese impulso que, a pesar de lo aparentemente imposible de conseguir, les da la energía para intentarlo y lograrlo. Este simple impulso hace la diferencia. La inactividad es una derrota. La indiferencia, es una irresponsabilidad. La esperanza es un desafío, que muchos asumen convencidos de lograr lo aparentemente imposible. Son ellos los guerreros de la vida. Son ellos los llamados a liderar y despertar a los dormidos. Porque todos y todas estamos llamados a colocar una pieza importante en la maquinaria de la humanidad. Todos y todas, tenemos una misión de vida que debemos cumplir. No importa si algunos parecen ser más relevantes, porque “lo esencial es invisible a los ojos”.

Así que, no se deje llevar de los truenos y oscuridad que preludian una tormenta. Más bien, colóquese su capa impenetrable, tome su paraguas, y atraviese esa tormenta, tan confiado como el águila, convencido de que más allá de esa tormenta, la luz resplandece. Para eso, necesitamos sembrar esperanza, porque es ella la semilla silenciosa de la acción. La vitamina del arrojo y el impulso. Su fruto es la constancia, y la valentía para afrontar y derribar cualquier panorama desalentador que se nos presente. El suelo ha sido preparado y las semillas sembradas. Ahora es el tiempo de la cosecha, la expansión y el florecimiento. Unámonos pues, a esta causa que nos llevará sin dudas, a alcanzar la victoria. Use el llavero de Dios, que abre todas las puertas. Aún aquellas macizas y aparentemente insalvables. Y sea como Esther, obediente a su llamado para lograr lo aparentemente imposible. Usted puede hacer su parte si nunca pierde la fe. Usted puede ser el ejemplo que otros necesitan para despertar. Usted es parte esencial y vital del futuro de su pueblo.

¡No lo olvide! Use su discernimiento con la ayuda de Dios, para escoger el camino seguro que nos llevará a la victoria: la verdad, la honestidad y el bien.

 

Artículo tomado de En sociedad, Diario HOY

Mensaje de la editora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *